domingo, 27 de marzo de 2011

¿Por qué soy tan cursi? (mis escritos)


¿Por qué soy tan cursi?


No lo sé,… simplemente el sentir que mi corazón agoniza
 El desangrado que causa la filosa ausencia como navaja y fría como el metal
… me hace sentir que el tiempo es enemigo de mi alma y los minutos luchan por matar mis sueños,…
…me hace querer ahogarme en mi propia sangre y escupirle a la suerte en la cara…
Me hacen querer gritar…

MIERDAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!

Mierda, mierda y más mierda.
Si,… ¿Por qué no?,… ¿Por qué no es decoroso?... ¿Por qué no se oye bien?
Pues quiero segregar mis sentimientos como mierda que resbala por las paredes de mi maldito inodoro.
Porque me siento mierda, porque saben a mierda, huelen a mierda y me hacen mierda.
Porque mi alma sufre traumatismo de cráneo, y los golpes en mi pecho infectaron mi corazón de  estupideces y retorciéndose de  dolor  le salió pus.

En este momento maldito , minuto puto, segundo reventado … quiero desconectarme del mundo y reventar como un grano en la cara,…  dejar de dar mala vista y resbalar por el espejo hasta endurecerme y quedar como una simple mancha, una mancha que se borre con un trapo sucio y olvidar … que alguna vez estuve en la piel de una persona.

Quiero ser una  pelusa en el ombligo de un gordo… me sentiría protegido por la piel y acompañado por el gordo, su mugre me serviría de cobija  y no existiría preocupación válida.

Pero tarde o temprano
Todo cambia…, como una puta de bombacha
Todo pasa…, como pedo por la ropa
Todo se termina… como la menstruación en las mujeres.

Hay días que siento mierda,…
Hay días que  como mierda…
Hay días que soy mierda
Y hay otros… que me hacen mierda.

Pero… no todo es mierda…
Mi vida es un hermoso lavatorio para manos, blanco, brillante, lujoso, suave y hermoso…


Yo me siento sobre él y hago caca,… me limpio las manos con el papel higiénico y ando cagado todo el día…   Esto será… hasta que mi culo se llague y muera de alguna infección.





Autor: Jerez



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Inicio